¿Cómo preparar pizza para celiacos?

Si te apasiona la pizza pero tienes intolerancia al gluten, ¡este es tu artículo! En él, te desvelamos la mejor receta para hacer la masa de pizza sin gluten y también algunas recetas muy sencillas con las que disfrutarás de la pizza como nunca.

Prepara tú mismo la masa sin gluten para pizza

Antes de empezar, es importante asegurarnos de que los alimentos que vamos a utilizar sean sin gluten, ya que es primordial no saltarnos nunca nuestra dieta sin gluten en el caso de que padezcamos celiaquía. Así que te recomendamos que los compres en nuestra tienda especializada ya que así evitarás comprar productos que puedan contener trazas de gluten.

Para preparar la masa de pizza sin gluten necesitaremos:

  • 200 gr. de maicena
  • 100 gr. de harina de maíz
  • 12 gr. de levadura fresca
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 vaso de agua tibia

En primer lugar mezclamos la maicena, la harina de maíz (te recomendamos usar en concreto la harina proceli) y la sal, todo en un recipiente. Seguidamente ponemos en otro bol la mitad del vaso de agua tibia con la levadura.

Acto seguido, lo vamos mezclando poco a poco y si es necesario añadimos un poquito de agua. Finalmente amasamos y dejamos una bola dentro de un bol que estará al menos reposando 2 horas en la nevera.

Cuando finalice ese periodo enharinamos la bola con harina de maíz y estiramos con un rodillo hasta conseguir la forma que deseamos. ¡No olvides seguir añadiendo harina para evitar que se pegue!

En el caso de que quieras utilizar otro tipo de harinas sin gluten, como la harina de chía o la harina de altramuz, visita nuestra tienda online de harina sin gluten y ¡encuentra tu mejor alternativa a la harina tradicional de trigo!

Ingredientes para complementar la masa de pizza sin gluten

Existen infinidad de recetas deliciosas para hacer pizza sin gluten. En el caso de que seas un fanático del queso te recomendamos hacer una base de tomate fresco, cebolla y tres tipos de quesos, como por ejemplo mozzarella, queso de cabra y emmental. Una vez horneada, te recomendamos que la completes con aguacate, rúcula y tomatitos cherry, ¡te quedará riquísima!

Si por el contrario te apetece algo más healthy, siempre puedes optar por una base de verduras, como berenjena, calabacín, pimiento rojo y cebolla.

Pero si  eres de los que arriesga en la cocina, te recomendamos que pongas una base de tomates frescos, pera, jamón y gorgonzola. Una receta similar a la famosa receta de pizza con piña pero esta vez… ¡cambiando de fruta!  

¿Se te ocurren más recetas de pizza? ¿Pues a qué esperas para convertirte en un auténtico maestro pizzero gracias a Arlandria?